Una Iglesia Revolucionaria

Una Iglesia Revolucionaria

Abril 06 de 2019.
Para convertirnos en una iglesia de impacto, necesitamos ser una iglesia revolucionaria. Una iglesia revolucionaria necesita líderes como Jesús: revolucionarios.

Conferencista: Sergio De La Mora

Agregados Recientemente

La cueva de la pareja

La cueva de la pareja

Abril 17 de 2019. Una poderosa charla orientada a los esposos, esposas y las familias que quieren aprovechar las nuevas oportunidades y posibilidades para trascender en sus vidas.

¡Dios no puede mantener nada en secreto!

¡Dios no puede mantener nada en secreto!

Marzo 24 de 2019. Si quieres tener una vida exitosa en Cristo, hay tres cosas que debes aprender a hacer de manera "invisible": Dar, orar y ayunar.

Tus hijos tendrán éxito en todas partes

Tus hijos tendrán éxito en todas partes

Marzo 17 de 2019. Todos necesitamos la aprobación de nuestro padre, así fuimos diseñados por Dios. Por eso como padres tenemos la responsabilidad de impulsar a nuestros hijos hacia un destino bendecido.

Dios está a la altura de nuestra expectativa.

Dios está a la altura de nuestra expectativa.

Marzo 10 de 2019. Cuando todo lo que esperamos lograr o alcanzar no ocurre cuando lo esperamos, nuestras expectativas tienden a decaer o desaparecer. Solo porque algo haya pasado aún, no significa que no vaya a suceder. Recuerda que Dios está a la altura de nuestra expectativa.

Levantando una familia fuerte

Levantando una familia fuerte

Abril 07 de 2019. La familia es parte fundamental del diseño de Dios para nuestras vidas. Por eso mismo debe convertirse en una prioridad para la tuya.

Familias Conquistadoras - Sergio de la Mora

Familias Conquistadoras - Sergio de la Mora

Abril 07 de 2019. Si de verdad quieres tener un familia conquistadora, necesitas dejar entrar al conquistador de conquistadores.

Venciendo lo insuperable

Venciendo lo insuperable

Marzo 03 de 2019. Cuando te encuentres delante de algo que parece insuperable o que efectivamente en tus fuerzas no podrás superar.... no botes la toalla, no cuelgues los guayos. Alaba a Dios y agradece porque estás a un aleluya de tu milagro.

Deja tu reseña